Páginas vistas en total

domingo, 25 de diciembre de 2011

Una estación con un activo pasado, Melincué, Santa Fe, Argentina

En los 30. recibía más de 5000 pasajeros por fin de semana que en tropel bajaban de los trenes con rumbo a la Laguna, su Hotel y los hoteles del floreciente pueblo, los taxis y los carruajes estacionados a 45º aparecen como un imposible ante tanto abandono actual, a pesar que el tren sigue pasando, indiferente al sentimiento de éstos edificios que añoran volver a convertirse en primeras damas entre sus comunidades.

Estación Shaw, Buenos Aires, Argentina

Otra estación en ruinas, otra triste captura, otra sensación contradictoria, inexplicablemente contradictoria, Shaw se me presenta como otro sitio arqueológico en un territorio extenso plagado de ellos, a pesar de la actividad de sus vías, la mayor desolación prima en el lugar, edificio principal y dependencias arrasadas por tiempos feroces y gobernantes ciegos.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Capítulo final, Caipe - Socompa, Ramal C-14, Salta, Argentina

Caipe, Chuculaqui, la tumba del Alemán Muerto, el tren desbarrancado en Quebrada del Agua y Socompa, estación limítrofe con Chile, de ahí en adelante comienza la bajada hacia el puerto de Antofagasta en el Pacífico, no hay viaductos, túneles, puentes, cobertizos, sólo piedras, Puna extrema y nadie hasta el punto final del recorrido, extensiones vacías, abandonadas o simplemente pobladas por las almas de los caídos en medio del deber, la aventura o la locura.
Cierro como empezó la historia, con un mapa del recorrido ferroviario más extremo de Argentina.

Entre Tolar Grande y Caipe, Ramal C-14 + una visita a Mina La Casualidad, Salta, Argentina

Tomas 1,2,3 y 4, Tolar Grande y el taller de reparaciones de máquinas, más una vista general cuando aún el tren motorizaba la vida de la comunidad Andina.
Imágen 5, mi tren internacional vivoreando la Puna, la próxima no me pertenece, es propiedad de un heroico maquinista en medio de la desigual lucha con una naturaleza que desafía a la ingeniería, el lugar, Vega de Arizaro, las circunstancias, obvias.
Fotografías 6,7,8,9 y 10, el camino que corre entre el cruce a Caipe y la fantasmal Mina La Casualidad, otrora fuente de vida de una zona hoy librada a vientos y ánimas errantes.
La última pertenece a Estación Caipe, abandonada al igual que el pueblo, al igual que la mina, al igual que la Puna.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Atravesando la Puna salteña, desde La Polvorilla a Tolar Grande, Ramal C-14, Salta, Argentina

Desde La Polvorilla, la idea de Puna se acrecienta kilómetro a kilómetro, soledad, vastedad, viento, frío, colores impensados, grandilocuencias, encontramos primero la mayor altura del recorrido en Abra Chorrillos  y sus 4475m, seguimos con la Estación Olacapato y la primera foto de la serie, un viejo tanque, tres casas del FC, una iglesia allá enfrente, un espacio vacío tapizado de piedra negra, ardiente, y nadie cerca, sólo desolaciones, seguimos con tres tomas de la abandonada Estación Laguna Seca a 3860m, en donde en momentos de calma se puede sentir el silencio, ejercicio conmovedor ante tanta nada visible. Seguimos con Pocitos, y su salar a la vuelta de la esquina, su planta industrial con algunos vagones que mantienen vivo al FC y camiones que maltratan la frágil ruta que dejó de ser nacional, la 51 se fue pa' Chile. Un tanque de agua desnudo que muestra sus partes pudendas, oficinas cerradas, rieles, zorras, material ferroviario que indica vida, Salar de Pocitos está viva!!.
Más allá el salar, blanquecino, rojizo, enorme, en medio la disyuntiva si seguir en camioneta o esperar un tren que nunca pasará y si así sucediera, que nunca pararía en ese cruce sesgado, difícil de entender, me adentro en la vía un trecho perdiendo el contacto con la provincial de número incierto, algo me incita a seguir viaje por la estrecha vía, vuelvo, pero la idea quedó alojada en la cabeza.
La penúltima no me pertenece, la subí porque me parece una síntesis del abandono que ha sufrido el ferrocarril en la región, el vagón abandonado se ubica en la Estación Kilómetro 1506, lejos de todo y de todos. 29km más adelante llegamos a Tolar Grande, comunidad de próspero futuro, la nueva San Antonio de los Cobres, cuando algún medio público de transporte la conecte con la gente

martes, 29 de noviembre de 2011

La nota genial, El Viaducto La Polvorilla, Salta, Argentina

Cualquier descripción, cualquier estadística, cualquier precisión tecnológica, queda minimizada ante los datos emitidos por lo sentido ante la contemplación de tal epopeya ingenieril, Polvorilla se siente, se siente el esfuerzo de la subida por ese zig-zag improvisado, se siente el viento, la idea de ser cóndor o una vieja 1300 de los años sesenta, cuando se acuñó el mote de Tren a las Nubes. Subirlo, caminarlo, treparlo, contemplarlo de frente, atravesarlo siguiendo la traza de la nueva 40 hacia Sey, ante cada acción surge una nueva sensación, una euforia, una respiración cansada por el esfuerzo, una expresión de asombro, todo vale ante la magnitud de una obra gigantesca que nos debe enorgullecer. 

El ramal C-14 entre Estación Chorrillos y San Antonio de los Cobres, Salta, Argentina

En primer lugar, uno de los cobertizos hechos para sortear los chorrillos que bajan de la montaña, en las adyacencias de la estación Chorrillos, a partir de aquí la vía toma curso propio y abandona la compañía de la RN51, éste es el motivo de la ausencia de fotografías, imágenes que se vuelven realidad en la estación San Antonio a 178km del inicio del ramal y a 3774m snm, La cuarta toma presenta al puente carretero sobre la 51, ésta busca al Abra Chorrillos y Olacapato y el C-14 de dirige hacia la Mina Concordia y al majestuoso Polvorilla, ya definitivamente ingresados en territorio de Puna salvaje