Páginas vistas en total

martes, 4 de diciembre de 2012

La cruda belleza de los silencios. Estación Paraná (FCCE), Entre Ríos, Argentina

La tarde del domingo, antes de emprender la vuelta quedó asignada a recorrer la Estación Paraná y su material ferroviario librado a la buena del Señor. La zona aledaña a la terminal fue adecuada según las características que poseía en el pasado, adoquines, pintura y el trabajo de las fachadas enfrentadas que aún conservan los ecos del tiempo esplendoroso que revestían los vecindarios a las estaciones.
Dentro, profunda desolación, contrastante con el permanente bullicio de las terminales de ómnibus, ahí se dibuja con maliciosa claridad la concreción del The Larkin Plan, la aniquilación de los ferrocarriles en el tercer mundo en contraste con el desmesurado aumento de la actividad automotriz y todos sus periféricos.
La agobiante desolación de esa estación, las formaciones oxidándose bajo el clima mesopotámico, el trabajo de miles de operarios despilfarrado, los cientos de millones de..., de lo que se quieran imaginar, sueños, esfuerzos, pesos, abandonados bajo un desesperante silencio, duele, duele y mucho.
Desgraciadamente el día no laborable me impidió ver que había en los talleres de los TEA, sé que ahí han recuperado del silencio y en silencio varias formaciones, pequeñas epopyas en medio de una historia de debacles.
La vuelta siempre se torna difícil, luego de transitar tanto volúmen de desinterés, negligencia y estupidéz, pero una vuelta siempre implica la posibilidad de una nueva ida, de una nueva búsqueda, que intuyo tendrá lugar muy lejos de aquí, muy lejos tan solo en kilómetros, muy cerca, demasiado cerca en el relato de otro suicidio ferroviario.


domingo, 2 de diciembre de 2012

Una realidad que se repite, las estaciones ocupadas, El Palenque (FCCE), Entre Ríos, Argentina

El pequeño pueblo nació con el ferrocarril, el pequeño pueblo muere sin el ferrocarril, éste era el principal empleador que daba trabajo a unas veinte familias numerosas, hoy la población no supera las 140 personas que aguardan con esperanza la reactivación del ramal gestionado por un Gobernador comprometido con el tema. La estación está en muy malas condiciones, intrusada y reformada al extremo de haber perdido el andén con un tapialado que se convirtió en dependencia cerrada y hasta con ventanas, es de esperar que quién tenga competencia le devuelva su funcionalidad, tomando el recaudo de relocalizar de quienes ocupan hoy el edificio.
Hasta aquí llegó la pequeña aventura por las estaciones que bordean a la RN 12, luego ya con dirección a Federal siguen Cerrito, El Pingo, Hasenkamp, seguro motivo de una próxima salida.

Puente sobre el Arroyo Las Conchas, Entre Ríos, Argentina

Una hermosa estructura metálica, bien conservada a pesar de los años de silencio, el ramal fue concesionado a la empresa ALL que poco o nada ha hecho para mantener vías y durmientes en condiciones, dejándolos librado a la acción del tiempo, desde el río se observan a la derecha los pilares del antiguo puente vial, dinamitado en medio del conflicto militar entre azules y colorados. El puente también es famoso por una canción, "Puentecito de La Picada", compuesta por Jorge Méndez el mismo autor de "Puerto Sánchez", en honor al tradicional sitio de pescadores ubicado en la costa paranaense.

Estación La Picada (FCCE), Entre Ríos, Argentina


La conservada estación pertenece al ramal Paraná-Federación, tramo ferroviario que se comenzó a construir en 1911 y se culminó en 1942, fue desafectado en 1993 y desde 2010 se está acondicionando para volver a prestar servicio en manos de la red provincial de ferrocarriles.
La Picada se ubica a 23km de Paraná, hoy está intrusada y su buen estado de conservación se debió al denodado cuidado que puso su jefe Don Juan Emilio Brown, fallecido en 2007.
La recorrida me llevará al encuentro del puente sobre el arroyo Las Conchas, y a sorprenderme con el actual estado de la pequeña estación de El Palenque.

sábado, 1 de diciembre de 2012

El poder de las voluntades. Estación Tezanos Pinto (FCCE), Entre Ríos, Argentina

Cierta vez descubrí en la red una imágen que contenía una estación de trenes totalmente cubierta por cañaverales y maleza, tal estado de abandono fue muy impactante y comencé una inmediata búsqueda de datos sobre tal exótico lugar. Resultó ser Tezanos Pinto, un pequeño pueblo ubicado a unos 20km al S de Paraná, capital de la Provincia de Entre Ríos, muy cerquita de la universitaria ciudad de Oro Verde.
Con cierta premura armé el viaje que contenía la incógnita del por qué de tal olvido siendo que la locación se halla muy próxima a centros poblados. Los seis kilómetros finales por la polvorienta traza de la ex RN 131, comenzaban a develar el motivo, un ferrocarril por años clausurado, una ruta nacional que dejó se ser tal, éxodo juvenil, perfecto cóctel para un abandono de película.
El contacto visual con la estación me llenó de estupor, no había ni maleza ni cañas que cubrieran todo el predio, andamios denotaban que se estaba reciclando el exterior del edificio, gente en la galería daba señales de vida, todo lo que había ido a buscar había resultado a la inversa, pero la primera sensación de frustración se convirtió en inmediato regocijo cuando me enteré que tal cambio respondía al inminente centenario del pueblo, y toda esa gente, con harto placer y esfuerzo le estaba devolviendo la vida al hermosísimo edificio de la estación, fui en busca de un cadáver y me encontré a una bella quinceañera probándose su vestido soñado.
Hoy las vías están activas, por allí circula el tren que une Paraná con Concepción del Uruguay, se ha comenzado con la pavimentación de la ruta, con total éxito se llevó a cabo el centenario, y de a poco el sitio y sus aledaños cobrarán la vida que tenían antes que la burocrática muerte se apropiara de ellos.

Los Talleres Ferroviarios de Tolosa (FCS), Buenos Aires, Argentina

http://www.laplatamagica.com.ar/web/?q=node/87#talleres
La experiencia La Plata me deparó la posibilidad de conocer los otrora importantísimos talleres de Tolosa, ahora envejecidos y un tanto abandonados a no ser por el empuje y cariño que le dispensan los miembros del Ferroclub allí instalado, estos anónimos defensores del pasado ferroviario llevan adelante una significativa tarea manual de restauración de coches, máquinas, zorras y grúas, como así también jornadas participativas donde se abren a la comunidad para sacar a relucir el material reciclado. Funciona también un museo, y siembre que algún miembro se encuentre en el lugar se tomará su tiempo para atender las innumerables preguntas que cualquier viajero amante del riel necesite evacuar.
Dejo un link mas que completo para adentrarse en la historia de los talleres y el ferrocarril platense.
El paseo terminó en la estación Tolosa y la vuelta a la ciudad de La Plata en una formación regular, y a pesar de lo corto del viaje, poco menos de 4km el volver a vivir sonidos, aromas que solamente yacen en el campo de los recuerdos sirvieron para insuflar una gota mas de amor por este irremplazable medio de transporte.
http://www.eldia.com.ar/edis/20120730/museo-ferroviario-suma-nueva-reliquia-tolosa-laciudad11.htm