Páginas vistas en total

domingo, 25 de diciembre de 2011

Una estación con un activo pasado, Melincué, Santa Fe, Argentina

En los 30. recibía más de 5000 pasajeros por fin de semana que en tropel bajaban de los trenes con rumbo a la Laguna, su Hotel y los hoteles del floreciente pueblo, los taxis y los carruajes estacionados a 45º aparecen como un imposible ante tanto abandono actual, a pesar que el tren sigue pasando, indiferente al sentimiento de éstos edificios que añoran volver a convertirse en primeras damas entre sus comunidades.

Estación Shaw, Buenos Aires, Argentina

Otra estación en ruinas, otra triste captura, otra sensación contradictoria, inexplicablemente contradictoria, Shaw se me presenta como otro sitio arqueológico en un territorio extenso plagado de ellos, a pesar de la actividad de sus vías, la mayor desolación prima en el lugar, edificio principal y dependencias arrasadas por tiempos feroces y gobernantes ciegos.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Capítulo final, Caipe - Socompa, Ramal C-14, Salta, Argentina

Caipe, Chuculaqui, la tumba del Alemán Muerto, el tren desbarrancado en Quebrada del Agua y Socompa, estación limítrofe con Chile, de ahí en adelante comienza la bajada hacia el puerto de Antofagasta en el Pacífico, no hay viaductos, túneles, puentes, cobertizos, sólo piedras, Puna extrema y nadie hasta el punto final del recorrido, extensiones vacías, abandonadas o simplemente pobladas por las almas de los caídos en medio del deber, la aventura o la locura.
Cierro como empezó la historia, con un mapa del recorrido ferroviario más extremo de Argentina.

Entre Tolar Grande y Caipe, Ramal C-14 + una visita a Mina La Casualidad, Salta, Argentina

Tomas 1,2,3 y 4, Tolar Grande y el taller de reparaciones de máquinas, más una vista general cuando aún el tren motorizaba la vida de la comunidad Andina.
Imágen 5, mi tren internacional vivoreando la Puna, la próxima no me pertenece, es propiedad de un heroico maquinista en medio de la desigual lucha con una naturaleza que desafía a la ingeniería, el lugar, Vega de Arizaro, las circunstancias, obvias.
Fotografías 6,7,8,9 y 10, el camino que corre entre el cruce a Caipe y la fantasmal Mina La Casualidad, otrora fuente de vida de una zona hoy librada a vientos y ánimas errantes.
La última pertenece a Estación Caipe, abandonada al igual que el pueblo, al igual que la mina, al igual que la Puna.