Páginas vistas en total

lunes, 29 de septiembre de 2014

Estación Quirno Costa (FCO), Buenos Aires, Argentina

En el mes de mayo de 1911 queda inaugurada la estación Quirno Costa del ramal Suipacha-Bayauca del FCO. Debe su nombre a Norberto Quirno Costa, escritor y estadista. Fue diputado, Ministro del Interior y de Relaciones Exteriores y Vicepresidente de la Nación durante la presidencia de Julio Roca (1898-1904).
Durante el tiempo que estuvo activo el ramal recibía trenes provenientes de Once con destino a General Villegas y Realicó. Su clausura data de 1994 y pese al abandono en la actualidad sus vías están a cargo de la estatal Trenes Argentinos Carga y Logística.
El estado de abandono del edificio es total y se condice con las pocas construcciones en pie que conforman este caserío rural, la destrucción es tan grande que los asentamientos se vuelven invisibles, uno circula por la ruta y no percibe que está atravesando un pueblo, no hay cartelería, nada que llame la atención de uno, nada que no sean casas abandonadas y silencios.
Todo el predio está en iguales condiciones por la sencilla razón que no hay quién lo mantenga, no hay autoridades en Quirno Costa porque no hay pueblo ni población, tan solo pampa y una leve brisa.
En un extremo del cuadro y sobre el ingreso a un establecimiento agrícola encontramos unos corrales y un brete seguramente destinados a la carga de hacienda cuando el tren era la opción adecuada.
Sigo caminando la pampa buscando ahora otro ramal que me lleve a historias perdidas



Estación Zavalía (FCO), Buenos Aires, Argentina

Con la presente estación comienzo una recorrida por dos ramales y seis pueblos pertenecientes a los partidos de General Viamonte y Bragado. Los dos primeros pertenecen al ramal Suipacha-Bayauca del Ferrocarril del Oeste de Buenos Aires (FCO).
En el año 1906 se celebra un contrato entre el Ministerio de Obras Públicas y el FCO, donde esta última se compromete a construir y explotar un ramal secundario entre las estaciones Suipacha y Bayauca, el que no podría distanciarse a más de veinte kilómetros de las otras líneas de la compañía.
El 5 de diciembre de 1907 el MOP considera terminado el trabajo de construcción del ramal de 151 kilómetros de extensión con nueve estaciones intermedias.
La estación Zavalía le debe su nombre a Salustiano Zavalía, miembro de la Asamblea Constituyente de 1853 y gobernador de la Provincia de Tucumán.
Como vemos por delante de la estación no se divisan vías, las mismas están tapadas o levantadas ya que el ramal se encuentra clausurado desde la década del 90, por el llegaron a circular trenes de pasajeros y carga en viaje desde Once a la Provincia de La Pampa.
El edificio se encuentra en buen estado y ocupado por una dependencia policial.
Las nubes ayudaron a reforzar la belleza del solitario paraje. Un punto a destacar, el estado de conservación del tanque de agua, la pared de ladrillos está perfecta, sin ninguna inscripción, ni rotura ni daño producido por humedad o actos vandálicos.
La próxima estación queda tierra adentro, para ello hay que cruzar la traza de la provincial 65 y arremeter por un desolado camino rural hasta perderse en el medio de la pampa, ya que el pueblo buscado no se manifiesta como tal y uno pasa de largo como enceguecido por un infinito que aparece alcanzable.

domingo, 28 de septiembre de 2014

Estación Arribeños (BAP), Buenos Aires, Argentina

La estación Arribeños se inaugura en 1902 cuando llega el primer tren del BAP, corriendo por el ramal que tiene punta de riel en Saforcada y prosigue hasta Santa Isabel en la vecina Santa Fe. Las tierras en donde se asentaron las vías, la estación y el futuro pueblo pertenecían a la Compañía Stroeder. En el año 1912 un segundo ramal del BAP toma como punta de rieles a este estratégico enclave de frontera, el mismo nace en Rawson y genera una particularidad, cuando existía una compra casi siempre era el Estado quién compraba y le entregaba la tierra a la compañía ferroviaria, pero en éste caso en 1907 el BAP le compra a la Compañía Stroeder 2 fracciones de tierra para el establecimiento del segundo ramal que concluía su derrotero en Arribeños.
Otra curiosidad ocurre al fijar la fecha de fundación del pueblo, en todos los casos se toma para la misma la que determina una ley, o la llegada del primer tren, o en su defecto la fecha del remate público del loteo, en el caso de nuestra localidad la fecha de fundación se determina con la llegada del primer tren de pasajeros, en el mes de noviembre de 1904, o sea dos años después de la inauguración de la estación, del loteo y de la llegada de la primera formación de cargas.
Los trenes de pasajeros fueron muy importantes para el desarrollo futuro de la comunidad, el que llegaba los martes y los viernes desde Buenos Aires traía diarios y todo tipo de encomiendas que eran aguardados por comerciantes y personas que accedían a bienes publicitados por dichos medios gráficos, instaurando así una lógica de consumo. Los servicios de pasajeros circularon hasta la década infame del menemismo que los clausuró irresponsablemente, los de carga funcionan, pero la estación no tiene personal que interactue con ellos. Por la provincial 65 circula transporte de colectivos de manera regular así que me parece difícil que vuelva a correr el tren de pasajeros, la localidad tiene buena conectividad con el resto de la Provincia de Buenos Aires y con su vecina Santa Fe.
Para el final otra joya como la encontrada en Estación Arenales