Páginas vistas en total

sábado, 25 de abril de 2015

La leyenda del caminante sin cabeza, puente sobre un arroyo sin nombre (FCS), Buenos Aires, Argentina

Un pequeño puente carretero sobre el camino rural que une Miranda con Martín Colman terminó con una captura impensada y una historia de leyenda.


Vista sentido Miranda


Viaje a las entrañas del puente



Cuenta la leyenda de la que no hay constancia escrita sí no tan solo vagas menciones transmitidas, ampliadas y modificadas oralmente durante generaciones que cierta tarde de otoño llegó al lugar donde el arroyo sin nombre dibuja una pequeña traza de sombra en la inmensidad de la llanura, un nómada que pasaba gran parte de su vida dedicado a caminar la inmensidad de la pampa. La curiosidad y la admiración por esa vieja estructura centenaria que se regalaba delante de sus ojos lo llevaron a sumergirse en las entrañas del ignoto puente sobre el arroyo sin nombre, allí lo caminó, lo exploró por dentro, por fuera, escudriñó y palpó cada detalle, cada tuerca, cada firma, cada tabla de madera gastada siempre contando con que la soledad más absoluta guardaría esa comunión en secreto que se había establecido entre ese pequeño gesto de la ingeniería y su pampa en silencio. Tal cortejo amoroso modificó sus sentidos del oído, vista y hasta el olfato tanto que nunca se percató que a sus espaldas, o sea a espaldas del río que no dejaba de admirar una cansada GT22 avanzaba a paso redoblado arrastrando su pesada carga, tal encuentro sobre un pequeño puente cuando el explorador sin sentidos se hallaba con al cabeza por sobre los durmientes observando como se veía el infinito desde esa posición no podía terminar de otra manera, se dice que ni el explorador, ni el maquinista ni la cansada GT22 percibieron el contacto. Los relatos orales, modificados, ampliados y adornados hasta el morbo detallan encuentros increíbles con el caminante sin cabeza ni sentidos. Mitos, leyendas y supersticiones de la pampa que quedan allí, tan solo salen a la luz cuando alguien se cruza con los portadores de tales historias.









2 comentarios: