Páginas vistas en total

martes, 31 de marzo de 2015

Estación Warnes (FCO), Buenos Aires, Argentina

La próxima estación a visitar en este periplo por las viejas paradas del ramal Suipacha-Bayauca del FCO es Warnes. Establecida en 1907, su clausura también data de 1994.
En la actualidad se encuentra en muy buenas condiciones, al igual que el predio y los galpones, en su interior funcionan una dependencia policial, la Delegación y la Biblioteca Popular José Ignacio Warnes, nombre del patriota que peleó por nuestra independencia bajo las órdenes del General Manuel Belgrano.







Por donde uno la mire, la estación y el predio están en muy buenas condiciones, lástima la postal de esa vía que se pierde bajo las ondulaciones de la pampa, buscando vaya a saber uno que mundo subterráneo.

Estación O' Brien (FCO), Buenos Aires, Argentina

Recorriendo estaciones del Partido de Bragado llegué a General O' Brien, la misma formaba parte del ramal Suipacha-Bayauca del FCO. Fue inaugurada en 1907 por el entonces The Buenos Aires Western Railway Limited, compañía de capitales ingleses conformada en 1890 tras la ola privatizadora iniciada en 1887 y que desencadenó la venta de todo el viejo Ferrocarril del Oeste, hasta en ese entonces en manos del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.
El ramal  de trocha ancha cubría 153 kilómetros, comenzaba en Suipacha, progresiva kilómetro 125,3 y culminaba en el pequeño pueblo de Bayauca, progresiva kilómetro 278,8. Durante su recorrido se escalonaban 11 estaciones que recibieron hasta 1994 trenes de pasajeros provenientes de Plaza Once con destino a Lincoln, General Villegas y Realicó.
En 1948 cuando el General Perón estatiza los ferrocarriles de capital inglés, nuestro ramal pasa a formar parte del Ferrocarril Nacional General Sarmiento.
Hoy por sus vías no corre ningún tipo de formación y sus vías e instalaciones están bajo la tutela de Trenes Argentinos Cargas y Logística.

En la actualidad el edificio se encuentra en perfectas condiciones, funcionando en él, el Museo Histórico Costumbrista.




El nombre de la parada recuerda al General Irlandés Eduardo O' Brien, quién donó las tierras necesarias para el establecimiento de la estación, la delegación, el matadero, dos escuelas, la iglesia y el cementerio, además de permitir el loteo y la venta del mismo para la conformación de un pueblo. El mismo también llevaría su nombre y la fecha de su fundación se estableció como el 21 de marzo de 1909.

domingo, 29 de marzo de 2015

Estación Palantelén (CGBA), Buenos Aires, Argentina

El camino rural que corre paralelo a las vías entre Asamblea y Palantelén está muy deteriorado, con profundas huellas producidas por camiones y maquinaria agrícola y nada de mantenimiento.
El caserío se ubica a 20 kilómetros as SE de Bragado y pertenece al Partido de Alberti.
La estación pertenece al corredor Buenos Aires-Villars-Patricios de la CGBA, denominado Ramal G4 en la era del FCGB, fue habilitada en 1911, desafectada oficialmente en 1977, aunque hay registros de trenes circulando por sus vías hasta 1994, luego de aquella fecha tan solo silencio.

Hoy la estación está intrusada por una persona muy mayor que con mucha dificultad realiza algunas tareas de granja. El estado de la misma y su entorno es regular por falta de mantenimiento, pero no está vandalizada al extremo, sí saqueada en cuanto a lo ornamental, pero de todas maneras se torna muy recuperable. Las vías están soterradas como en casi todas las estaciones abandonadas, pero aquí ha tenido que ver con una antigua explotación agropecuaria que ha sembrado hasta el andén.

En esta toma se puede observar parte de lo comentado mas arriba, la zona de detención de trenes convertida en un chiquero con un barrial intransitable, la cubierta de la galería en mal estado, pero recuperable, la fachada sin ningún ornamento, producto del saqueo inmediato, el piso en perfectas condiciones, los interiores están también enteros pero con mucha falta de mantenimiento, en síntesis, jodida pero contenta.


La idea ahora es visitar Baudrix, pero como a todo buen cazador cada tanto se le puede escapar una liebre, a este cronista cada tanto se le queda sin batería la máquina de fotos, así que no quedó otra que volver para Bragado, un rato de descanso, un rico café y a esperar.



sábado, 28 de marzo de 2015

Estación Asamblea (CGBA), Buenos Aires, Argentina

Las primeras dos estaciones visitadas en este pequeño periplo por los alrededores de Bragado corresponden a la Compañía General de Ferrocarriles en la Provincia de Buenos Aires (CGBA) para su ramal Buenos Aires-Patricios de 224 kilómetros, inaugurado el 7 de diciembre de 1911.
Antes y como ya es costumbre haré una breve introducción histórica sobre el orígen del ramal en cuestión.
En el período comprendido entre 1888 y 1892 arribaron a nuestro país mas de 65000 inmigrantes de orígen francés, para 1911 esa colonia había crecido hasta alcanzar los 150000 franceses, muchos de ellos con fuertes intereses económicos y lazos con poderosas firmas industriales y financieras de Francia. estas circunstancias llevaron a grandes capitalistas galos a lanzar una verdadera ofensiva económica a partir de 1900, para lograr consolidar el peso del capital francés en Argentina, buscando rivalizar con los poderosos intereses ingleses ya instalados desde hacía unos años.
Entre 1900 y 1914 se concretó una gran inversión en América Latina principalmente aquí, dirigiéndose preferentemente a los sectores ferroviarios, portuarios y bancarios.
En el plano netamente ferroviario la fusión de las poderosas compañías británicas FCCA Y FCBAR, más los vínculos de asociación entre el FCS y el FCO, profundizaron un malestar que desde hacía tiempo se venía gestando por dos causas fundamentales, la negativa de las empresas a bajar las tarifas y la concentración monopólica que ostentaban, hechos que le permitían manejar el mercado a voluntad. Los sectores mas perjudicados por la coyuntura presionaban al gobierno para que no autorizara nuevas concesiones a las empresas cuestionadas y autorizara proyectos alternativos para competir con el monopolio creado, por su parte las empresas ferroviarias estatales se topaban con el inconveniente de afectar dichos intereses que desnudaban el carácter de "entrega" que había inspirado a los gobiernos de la época. Justamente en ese momento aparecen en escena las empresas francesas CGBA Y FCRPB, la primera con un diseño de vías que corría paralelo a las poderosas empresas británicas.
En el año 1912 la CGBA llega con sus rieles hasta General Villegas alcanzando el punto más occidental de su línea.
El 18 de diciembre de 1946 cuando se compra y nacionaliza la Compañía General, ésta pasó a formar parte de Ferrocarril Nacional General Belgrano, junto con otras líneas de trocha métrica (1000 mm). En 1954 se incorpora al Ferrocarril Nacional Provincia de Buenos Aires y tres años más tarde con la disolución del mismo vuelve a la órbita del Belgrano.
Durante el gobierno de Frondizi, en 1961 y bajo la lógica del Plan Larkin se clausuró parte del ramal G4 entre Patricios y General Villegas, mientras que el Villars-Patricios tuvo su baja definitiva durante el nefasto 1993.



La estación Asamblea pertenece al ramal G4 del FCGB, hoy luce en muy mal estado siendo casi imposible llegar hasta ella porque entre la ruta y la misma se erige un profundo canal de desagüe de campos que imposibilita el paso, a ello debemos sumarle alambrados y boyeros que no justifican un corte o una descarga.
Hoy Asamblea es un caserío disperso que cuenta con la Escuela Primaria 15 como única señal de urbanidad.
Para 1928 en su época de esplendor llegó a contar con 200 habitantes, comisaría, dos clubes, almacén, carpintería y herrería. Hoy convertidos en fantasmales lugares, apelan a nuestra más frondosa imaginación para poder rescatar como era la vida en esos tiempos en donde la pampa ondulada lucía viva.

Ya volviendo hacia el NE y perdida dentro del monte feroz aparece esta construcción ferroviaria tras las vías hoy poblada de árboles.

El viaje continúa en sentido descendente hacia la próxima esatción de nombre impronunciable, atrás queda otra ruina arqueológica y una buena patada recibida por un boyero disfrazado que me dejó turulato por 22 segundos y tres cuartos.