Páginas vistas en total

sábado, 12 de julio de 2014

Estación Theobald (FCBAyR/FCCA), Santa Fe, Argentina

La última estación por mostrar, después la pausa obligada hasta una nueva captura.

La Estación Theobald le debe su nombre a un miembro del directorio londinense del Ferrocarril Buenos Aires y Rosario. El FCBA y R fue una compañía de capitales británicos que construyó y operó una red de ferrocarriles de trocha ancha.
La historia del ramal Buenos Aires-Rosario nace en 1870 cuando el gobierno de Buenos Aires le otorga a Don Guillermo E Matti la concesión para la construcción de una línea que vinculara la ciudad puerto con Campana, con el fin de evitar engorrosos trayectos fluviales obligados para aquellos que deseaban llegar desde el Litoral hasta el centro de la ciudad. En 1874 Matti conformó la Compañía del Ferrocarril a Campana, la línea se habilita en 1876 y poco después le ofrecen continuar con la misma en dirección a Zárate y Rosario, fue así que el FC a Campana obtuvo la autorización para prolongar la línea, por lo cual se sometió  a la jurisdicción nacional, transfiriendo la totalidad de sus acciones. El 9 de mayo de 1885 se conforma una nueva sociedad denominada Ferrocarril Buenos Aires y Rosario y el 1 de febrero de 1886 el primer tren de la compañía vinculó la Estación Central con Rosario Norte, también en ese día histórico Buenos Aires queda unido definitivamente con la red nacional que partiendo de Rosario ya llegaba a Córdoba, San Luis, San Juan, Mendoza, Santiago del Estero y Tucumán.
En 1902 el FCBA y R se fusiona con el FCCA, unificando en 1908 bajo el nombre de Ferrocarril Central Argentino la totalidad de los ramales construídos por ambas empresas, más todas las otras líneas que fueron anexando durante años anteriores.
La compra y posterior nacionalización de los ferrocarriles británicos durante 1948, pone al FCCA bajo la órbita del recientemente creado Ferrocarril General Mitre.
La Estación Theobald, luego del nefasto de 10 de marzo de 1993 nunca más vio a un tren de pasajeros primero de TBA, luego de la UGOMS, y actualmente de Corredores Ferroviarios y de la SOFSE/Ferrocentral detenerse frente a su edificio de ladrillos. El futuro tren que vinculará a partir de 2015 Rosario con Retiro tampoco se detendrá, sus habitantes tendrán que recorrer los pocos y maltrechos kilómetros que separan la población del sur santafesino con la pujante San Nicolás de los Arroyos si quieren volver a disfrutar del tren que verán pasar raudamente delante de sus narices.
Actualmente la línea es recorrida por trenes de carga del NCA, empresa que se hizo cargo durante el mene-mato del servicio que brindaba el Ferrocarril Mitre, mientras que tres servicios de pasajeros utilizan sus vías.
Los servicios de la empresa Corredores Ferroviarios S.A, empresa argentina de carácter privado, operadora entre otros de los servicios de pasajeros metropolitanos de los ex ferrocarriles Mitre y San Martín, utilizan sus vías para vincular Retiro con Rosario. Por su parte la empresa SOFSE/Ferrocentral (Gobierno Nacional en transición desde privados) corre cuatro trenes semanales sin paradas intermedias a Rosario continuando luego a Córdoba o Tucumán.
El edificio está en malas condiciones, presenta sus muros blancos totalmente grafitados, los aleros corren riesgo de derrumbe, tejas y vidrios rotos completan el triste panorama, una verdadera lástima, es de esperar que pese a que el nuevo tren no se detendrá delante de su pequeña plataforma, el nuevo operador restaure las estaciones del ramal o le obligue hacerlo a NCA quién se beneficiará por el perfecto estado de las nuevas vías.
http://www.lacapital.com.ar/la-ciudad/Empezaran-a-renovar-las-vias-del-tren-que-unira-a-Rosario-con-Buenos-Aires-20130927-0003.html

http://www.telam.com.ar/notas/201402/53061-avanza-el-proyecto-del-tren-rosario-buenos-aires-afirmo-ramos.html

Estación Ortíz Basualdo (FCO/FCCA/FCGSM/FCGM/NCA), Buenos Aires, Argentina

Ortíz Basualdo cierra la serie de cuatro estaciones del ramal Pergamino-Junín del FCO/FCCA/FCGSM/FCGM/NCA.
http://es.wikipedia.org/wiki/Ramal_Pergamino_-_Jun%C3%ADn_del_Ferrocarril_Mitre
Resultó imposible fotografiar la estación en detalles puesto que un cartel muy clarito indicaba "Propiedad Privada, no pasar", vaya, como explicarle a quién puso semejante nota, que la propiedad del estado no es privada, que los dos conceptos son totalmente antagónicos, seguramente no lo entendería y sus perros guardianes menos. Así que decidí observar el edificio desde las vías, pero el ingreso a las mismas hay que gestionarlo a través de una multinacional cerealera que tiene su planta frente a la estación, obtuve el permiso pero con compañía, así que me acerqué lo más posible antes que se disparara la alarma canina.
Fue una visita muy corta, no quería forzar ninguna situación, ni menos generar una discusión política con el privatizador. Debo decir que el edificio se conserva en buen estado, totalmente recuperable..., desalojo de por medio.
Ortíz Basualdo es un pequeño enclave rural, su población se considera como rural dispersa y se ubica a la vera de la ruta nacional 188, dentro del Partido de Pergamino. Compenso la falta de imágenes ferroviarias con algunas otras de un despacho de lubricantes abandonado y la capilla, toda una pequeña belleza.

miércoles, 9 de julio de 2014

Estación Roberto Cano (FCO), Buenos Aires, Argentina

Cuando uno sale a la caza de viejas estaciones ferroviarias puede encontrarlas recicladas para un cambio de uso, usurpadas y conservadas, usurpadas y descuidadas, abandonadas con diagnóstico de recuperable y destruidas por completo, víctimas de los saqueadores y de una naturaleza imparable e implacable que no sabe de historia. Ricardo Cano pertenece a este último grupo, destrucción total en medio de un bosque que la tomó para sí.
El pueblo comenzó a conformase en torno a la estación, pero un par de circunstancias lo han convertido en una verdadera pieza de museo, la lejanía con el trazado de la ruta nacional 188, 3,6 kilómetros de tierra que se tornan intransitables cuando asolan las lluvias y la clausura del ramal en 1977 dejaron atrás esa época de esplendor cuando unos cincuenta trenes entre carga y pasajeros diarios mantenían con vida a la estación y su núcleo poblacional. Otro acontecimiento marca al pequeño caserío, en la década del setenta Ferrocarriles Argentinos utiliza su predio para plantar árboles y crear así su propia fuente de madera, hoy ese monte de eucaliptos se terminó mimetizando con los restos de la estación otorgándole ese carácter casi fantasmal que presenta.
Todo el conjunto luce como una instalación en donde juegan luces, sombras y horadaciones
Dejo Roberto Cano en búsqueda de la última estación del ramal que voy a visitar, el lugar es tan convocante que costará superarlo, esa sensación de convivencia con una naturaleza que pareciera proteger al edificio que lucha por resistir en pié es muy motivante.