Páginas vistas en total

lunes, 2 de enero de 2012

Estación San José de las Salinas (FCCA), Córdoba, Argentina

Cuatro de la pequeña estación al borde de las Salinas Grandes, con la inesperada aparición de la GM G22CU-7757 en sentido ascendente rumbo a Lucio V Mansilla

Tanque de agua y Estación, Macha (FCCN), Córdoba, Argentina

Llegué a Macha siguiendo el Camino Real, en busca de la Posta de Macha, sorpresa fue encontrarme con éste tanque solitario, separado de la pequeña estación, ocupada y bien conservada, juro no haber visto vías, vagones o señales, el ramal que pasaba por delante era el A que unía Laguna Paiva con Catamarca tras 922km de recorrido

3 Estaciones del Ramal CC, Avellaneda, Villa Gutiérrez, y Sarmiento, Córdoba, Argentina

El Ramal CC del FC Gral Belgrano une Retiro con San Miguel de Tucumán, las fotografías en cuestión abarcan el tramo entre los kilómetros 784 y 827, la primera, en tono sepia, corresponde a la más sureña de las tres, la Estación Sarmiento, todavía en proceso de puesta en valor, no se puede acceder a ella, seguramente el Municipio la utilizará para alguna actividad cultural, la rodea un cuidado espacio verde con un solitario vagón que servirá para recordar cuando las formaciones paraban en éste lugar.
Las tres del medio corresponden a la Villa Gutierrez, abandonada, pero en aceptables condiciones y la última pertenece a la Estación Avellaneda. Ésta en una calurosa tarde del 12 de enero de 1883 recibió el cuerpo de Fray Mamerto Esquiú, muerto en la Posta de Pozo del Suncho dos días antes, en circunstancias dadas durante su translado a Córdoba, debido a la lucha entre liberales y católicos, los pasajeros del tren que lo transladaba exigieron que sea bajado por cuestiones de salubridad, y eso ocurrió precisamente en la estación que estoy presentando.

domingo, 1 de enero de 2012

Estación Deán Funes, encrucijada de vías, Córdoba, Argentina

Aquí se juntan el ramal A y el CC, el primero operativo entre ésta y Serrezuela, desde Dean Funes hasta La Puerta las vías fueron levantadas en la década del 70, el CC se encuentra activo para tren de carga.
Las fotos muestran su extenso y alto puente metálico, los sanitarios destruídos, varios miles de durmientes apilados, expuestos a los rigores de un clima poco benévolo, y decenas de vagones convertidos en improvisados maceteros, camuflados entre la maleza que los va consumiendo de a poquito.

El vapor olvidado de Cruz del Eje, Córdoba, Argentina

Frente a la estación se ubica una fila de 7 ú 8 máquinas, todas destinadas a desguace que fueron dejadas a merced de quienes quisieran depredarlas y sabemos que aquí es inevitable que esto suceda, quizás hayan hecho el cálculo que en un corto tiempo el desguace igual se produciría sin costo alguno para quién haya sido el encargado de llevarlo a cabo en forma oficial.
Sólo la última destinada al museo, hoy cerrado, está en aceptables condiciones, de las otras casi nada queda, de ahí la idea del retrato usando contraluz, sólo siluetas y aprovechando un cielo plomizo, amenazante. Me pareció mejor sugerir que directamente retratar la crueldad del saqueo a que éste simbólico material fue condenado.

Cementerio de trenes, Estación Cruz del Eje, Córdoba, Argentina

La Estación Cruz del Eje se ubica a tres cuadras del centro de ésta localidad, al final del Valle de Punilla, hasta ahí y desde la capital provincial, Córdoba, corrió hasta 1991 el tren de las sierras, atravesando hermosos paisajes serranos, imponentes túneles en proximidades del Dique San Roque, apacibles villas veraniegas, agrestes serranías desde La Cumbre en adelante, entre otros tantos atractivos naturales y culturales, hoy nada queda de aquello, ni la copia trucha que significó el trencito a Cosquín, estación que guarda las formaciones que han comenzado a oxidarse, tan publicitadas hace poco tiempo atrás.
Ver todo este material, casi devorado por una floresta onda Camboya o Guatemala, da una gran pena, formaciones vandalizadas, quemadas, pintarrajeadas, un supuesto museo cerrado al público, con material a la intemperie librado al destino que todos ya imaginamos, una estación okupada, vaporeras que se salvaron del desguace, pero no de los graffitis, todo a tres cuadras del centro, no hablamos del desierto de Uyuni, tá...
Van 12 tomas, podrían haber 120, todo sale así, degradado, roto, quemado, oxidado, cubierto por el implacable verde que todo lo devora, olvidado por quienes no tendrían que haber olvidado, ni descuidado.