Páginas vistas en total

sábado, 20 de septiembre de 2014

Estación Mariano Benítez (CGBA), Buenos Aires, Argentina

design français
El 25 de febrero de 1907 se designó como Mariano Benítez a la parada ubicada en los kilómetros 287/288 del ramal Buenos Aires-Rosario de la franco-belga Compañía General de Ferrocarriles en la Provincia de Buenos Aires (CGBA), esta empresa formada en 1904 operó una red de ferrocarriles de trocha angosta (1 metro), entre los puertos de Buenos Aires, Rosario y La Plata con pequeños ramales hacia el interior de la pampa ondulada. La competencia que debió sufrir por parte de las poderosas compañías de capital británico hizo que desistiera de construir su anhelado ramal a Bahía Blanca, hecho que le hubiera otorgado el privilegio de haber unido a los cuatro puertos más importantes del país.
Cuando el General Perón compra y nacionaliza el sistema ferroviario la CGBA pasa a formar el Ferrocarril General Belgrano junto con otros ramales de trocha angosta. En 1954 se incorporó al Ferrocarril Nacional Provincia de Buenos Aires, pero tres años más tarde al producirse la disolución del mismo pasa nuevamente a manos del FCGB. El ramal que nos ocupa fue denominado G y al día de hoy solo está activo desde Buenos Aires hasta Gonzalez Catán, desde Villars hasta Rosario está bajo concesión de la Empresa Trenes Argentinos Cargas y Logística, no posee tráfico pero sus vías son celosamente custodiadas y en muchos casos rehabilitadas por la Asociación Amigos del Belgrano.
El nombre de la estación se refiere a un primo de Miguel Dávila, dueño de las tierras en que se asentó la misma y el posterior pueblo. El Doctor Mariano Manuel Benítez que había fallecido en 1891 había dedicado su vida al cuidado y mejoramiento de la estancia La Ambogena que había heredado de su padre José Francisco Benítez.
El pueblo es fundado por Dávila el 8 de setiembre de 1908, con la venta de los primeros solares frente a las vías de la CGBA.
En la actualidad el edificio se encuentra ocupado por el Centro de Jubilados que lo mantiene en buenas condiciones a la espera que llegue su próximo tren.
El edificio necesitaría un reciclado en algunos sectores que han sufrido deterioro para que vuelva a lucir con la belleza original, el momento es ahora antes que comience a sufrir daños irreparables.



No hay comentarios:

Publicar un comentario