Páginas vistas en total

martes, 24 de febrero de 2015

Estación Pergamino (CGBA), Buenos Aires, Argentina

En la ciudad de Pergamino me tomé un tiempo para visitar las dos estaciones, que todavía en pié resisten de manera diferente el paso de los años. El antiguo edificio de la Compañía General de Ferrocarriles en la Provincia de Buenos Aires (CGBA) se encuentra en regular estado de conservación, alojando en la actualidad dependencias policiales. La estación se inauguró en 1908, sirviendo a los ramales Buenos Aires-Rosario y Pergamino-Vedia, trazas que luego de la compra y nacionalización de los ferrocarriles durante el primer gobierno del General Perón, pasaron a denominarse G y G6 del recientemente creado Ferrocarril General Belgrano.
La construcción se ubica en la progresiva 264,9. Para 1934 contaba con galpón para doce máquinas, galpón para cuatro coches, un galpón de mampostería, depósitos de agua y carbón, mesa giratoria y dos fosos ceniceros. Hoy todavía se conservan algunos de esos edificios, todos ocupados en actividades no ferroviarias.


El hall principal todavía conserva las boleterías, las aberturas, piso y paredes originales en buen estado de conservación, tanto que con un poco de imaginación y sentimiento todavía se pueden percibir los alborotos que originaba la llegada del Chinchero, aquel mixto que nació en los cincuenta y fue quién corrió por sus vías hasta finales de 1976, cuando la dictadura determinó que el ramal debía clausurarse.


Un par de viejos vagones quedaron abandonados en la vía principal como mudos testigos del pasado, siglas, números, años de nacimiento, datos estampados como en un gran libro de historia a escala natural.
Los años y cierto descuido no han podido con la belleza de la francesa, quizás algún día lleguen para su redención definitiva los Amigos del Belgrano y le devuelvan a la estación Pergamino el ciento por ciento de su esplendor original, tal como lo han hecho con otras estaciones de la línea, y si a eso lo acompaña la reactivación del ramal la dicha sería completa.

Dejo en paz al bello edificio de la CGBA para ir en búsqueda del otro predio ferroviario, el correspondiente al primitivo Ferrocarril Oeste de Buenos Aires, comprado en su momento por el poderoso Ferrocarril Central Argentino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario