Páginas vistas en total

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Atravesando la Puna salteña, desde La Polvorilla a Tolar Grande, Ramal C-14, Salta, Argentina

Desde La Polvorilla, la idea de Puna se acrecienta kilómetro a kilómetro, soledad, vastedad, viento, frío, colores impensados, grandilocuencias, encontramos primero la mayor altura del recorrido en Abra Chorrillos  y sus 4475m, seguimos con la Estación Olacapato y la primera foto de la serie, un viejo tanque, tres casas del FC, una iglesia allá enfrente, un espacio vacío tapizado de piedra negra, ardiente, y nadie cerca, sólo desolaciones, seguimos con tres tomas de la abandonada Estación Laguna Seca a 3860m, en donde en momentos de calma se puede sentir el silencio, ejercicio conmovedor ante tanta nada visible. Seguimos con Pocitos, y su salar a la vuelta de la esquina, su planta industrial con algunos vagones que mantienen vivo al FC y camiones que maltratan la frágil ruta que dejó de ser nacional, la 51 se fue pa' Chile. Un tanque de agua desnudo que muestra sus partes pudendas, oficinas cerradas, rieles, zorras, material ferroviario que indica vida, Salar de Pocitos está viva!!.
Más allá el salar, blanquecino, rojizo, enorme, en medio la disyuntiva si seguir en camioneta o esperar un tren que nunca pasará y si así sucediera, que nunca pararía en ese cruce sesgado, difícil de entender, me adentro en la vía un trecho perdiendo el contacto con la provincial de número incierto, algo me incita a seguir viaje por la estrecha vía, vuelvo, pero la idea quedó alojada en la cabeza.
La penúltima no me pertenece, la subí porque me parece una síntesis del abandono que ha sufrido el ferrocarril en la región, el vagón abandonado se ubica en la Estación Kilómetro 1506, lejos de todo y de todos. 29km más adelante llegamos a Tolar Grande, comunidad de próspero futuro, la nueva San Antonio de los Cobres, cuando algún medio público de transporte la conecte con la gente

2 comentarios:

  1. Felicitaciones! Excelente el blog! Coincido en tus comentarios sobre la monumentalidad de las obras, la necesidad de darles el lugar que se merecen y de su triste realidad. Por otra parte, tus relatos me animan a ir armando mi recorrido por el intenso y fascinante Noroeste nuestro!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario, y disfruta de nuestro Norte, todo lo que puedas imaginarte será superado por la realidad.
    Quedo a tu disposición.
    Abrazo!

    ResponderEliminar