Páginas vistas en total

domingo, 23 de noviembre de 2014

Estación General San Martín (FCBBNO), La Pampa, Argentina

Comienza aquí una corta serie de tres estaciones pertenecientes al viejo Ferrocarril Bahía Blanca al Noroeste (FCBBNO), corta serie pero que incluye una gema de aquellas.
Antes volvamos a la historia alguna vez ya contada de este legendario FC.
La historia del tren en La Pampa está relacionada con la expansión de la economía hacia occidente, hacia el occidente pacificado y limpio de imberbes hostiles, o sea tierra libre para las inversiones luego del genocidio contra los pueblos originarios, clarito...
El interés por atravesar el territorio con rieles viene desde muy temprano. En 1887, el comerciante portugués Luis d'Abreu, en nombre de d'Abreu, Torres y Cía presenta ante el Congreso Nacional una solicitud para que se les concediera prioridad en una construcción ferroviaria, dicha explotación era el ferrocarril de la Pampa Central que d'Abreu había ya intentado construir seis años atrás pero que en esos momentos se le había denegado el permiso de concesión. La presentación actual adjuntaba estudios y mapas planimétricos de los lugares por donde iba a atravesar la línea.
El punto de partida sería Bahía Blanca para luego ir en búsqueda de General Acha y Toay para después continuar por el meridiano sexto rumbo a Río Cuarto, Córdoba. De Toay debería partir otra línea hacia Victorica y desde allí una nueva hasta Villa Mercedes en San Luis, para así poder vincular al puerto del sur con puntos estratégicos situados a las puertas de cuyo.
Por ley del 5 de octubre de 1887 le fue autorizada la construcción de la línea, pero el 1 de marzo de 1888 d'Abreu, Torres y Cía transfirieron la concesión a  John Meiggs y Cía y éstos a su vez enajenaron su propiedad a la compañía inglesa The Bahía Blanca and North Western Company Limited.
A partir de ese momento se cumplieron los cronogramas previstos y los rieles arribaron a Bernasconi el 29 de enero de 1891, a Hucal el 24 de julio de ese mismo año, llegando a Toay el 20 de julio de 1898.
En octubre de 1904 la compañía inglesa Buenos Aires al Pacífico compra el ramal desde Bahía Blanca hasta Toay, administrándolo hasta el 1 de noviembre de 1924, cuando se hace cargo del mismo el poderoso FCS.
La clausura del ramal se produce en 1977, hecho incomprensible ya que toda la zona es muy rica en ganadería, agricultura y mineralogía, en particular General San Martín cuenta con extensas salinas explotadas por marcas reconocidas como Celusal, que sacan toda su producción por camiones, centenares de camiones que destrozan los endebles caminos de tierra provinciales y las trazas asfaltadas tanto provinciales como la nacional 35, puerta de entrada a Bahía Blanca.
Como verán en la estación, inaugurada en 1891, queda registro de las tres compañías inglesas por la que pasó el ramal, FCS, BAP Y FCBBNO, faltó algún registro del FCGR, nombre que tomó el ferrocarril luego de la compra y nacionalización de las líneas británicas en 1948.
La estación y el predio se encuentran en excelentes condiciones funcionando un museo a cielo abierto y un espacio público muy concurrido a al hora del mate.

Sentado cinco minutos contemplando la amplitud del cuadro de la estación, tan prolijo, tan ganado para el disfrute de la comunidad, uno no puede más que reflexionar sobre lo que vé y lo que siente. A ambos laterales se ubican la planta de Celusal y unos elevadores muy grandes, al frente una larga hilera de galpones en buenas condiciones de uso, en la mente todavía resuena el paso de decenas de pesados camiones haciendo viaje tras viaje en busca del valioso mineral comestible, amagando y luchando contra los pozos de la provincial 1, si uno suma todo lo que la vista permite observar sin suspicacias más el dato que durante las privatizaciones de los noventas el ramal le fue asignado al FerroExpreso, que según creo todavía sigue siendo su operador, nada se pudo hacer, nada se puede hacer para que el mismo se haga cargo y rehabilite el ramal, se puede asegurar que el estado no pagó ni un centavo por reactivación alguna a la empresa concesionada, que nadie cobró un peso por no hacer nada, que cosa como puede enojarse tan fácil uno en cinco minutos, mejor, mejor me tomo un té.



Parva de sal / Salina La Colorada Grande


Ruta de la sal

2 comentarios:

  1. Impresionante blog!! Y al mismo tiempo mucha tristeza por tanto abandono y desidia!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el comentario, y es totalmente cierto, los abandonos dan tristeza y enojan porque no se tiene en cuenta el esfuerzo que significó edificar todo ese mundo ferroviario, dejado de lado por cuestiones geopolíticas avaladas por desidiosos y corruptos.
    Abrazo!!

    ResponderEliminar