Páginas vistas en total

lunes, 24 de noviembre de 2014

Estación Juan Llerena (FCA), San Luis, Argentina

La Estación El Morro, o el Morro Nuevo o Juan Llerena perteneció en un primer momento al Ferrocarril del Noroeste a La Rioja, para su ramal Villa Mercedes-La Toma, éste lo comenzó a construir a principio de 1880. En 1886 el Ferrocarril Andino (FCA), compra el ramal y lo extiende hasta Villa Dolores, Córdoba.
El tramo Villa Mercedes-La Toma se inauguró oficialmente en 1890, y los terrenos en donde se asentó la estación fueron donados por Doña Clara Bértola.
A los efectos prácticos vamos a considerar a todo el ramal como obra del FCA, ya que no hay datos sobre la conformación del ferrocarril primigenio.
El Ferrocarril Andino fue una compañía estatal que hacia el final del siglo XIX construyó y operó una red de ferrocarriles que vinculaban Villa María, Córdoba con San Luis, Mendoza y San Juan.
El FCA se funda el 15 de noviembre de 1867 con la intención de vincular al puerto de Rosario con las tres provincias cuyanas, usando las vías del Ferrocarril Central Argentino, cuya conexión hasta Villa María se había habilitado en 1867.
La Ley 2186 del 15 de octubre de 1887, autoriza la construcción de un tramo ferroviario entre Villa Mercedes, en San Luis y la Provincia de La Rioja, parte del mismo ya había sido ejecutado por la compañía del Noroeste a La Rioja, que había sido comprada por el FCA en 1886, llegando con sus rieles hasta La Toma el 29 de noviembre de 1890 y hasta Villa Dolores en 1905.
Los costos de construcción y las tarifas del estatal FCA eran los más bajos de la época y cuando el mismo comenzó a obtener ganancias fue subrepticiamente vendido a la compañía inglesa BAP, hecho que aconteció en el caso de nuestro ramal durante 1906.
La hora en que fueron capturadas las tomas y la necesidad de alcanzar una conexión hacia Villa Mercedes para luego proseguir con el viaje rumbo a La Pampa impidió que tomara más imágenes de la estación y el cuadro de la misma, de todas maneras me quedé con la vista de este silo o tolva tan particular, sobre todo en lo referente al tamaño y a esa escalera tan plástica que lo abraza.
En cuanto al nombre o los nombres que identificaron a nuestra estación, El Morro o El Morro Nuevo hacen referencia a la histórica población ubicada a unos quince kilómetros, recostada bajo la sombra de la solitaria montaña. El nombre de la nueva parada según el pedido realizado por Don Sotelo Careaga quién en 1905 dona las tierras para el establecimiento de la población debería ser el de Presidente Quintana, pero continuó denominándose El Morro hasta 1931 cuando adopta definitivamente el nombre de Juan Llerena en honor al político y abogado nacido en San Luis, miembro del Congreso Constituyente que sanciona nuestra Constitución en 1853.

2 comentarios:

  1. Me alegra, sinceramente, que día a día aumenten los seguidores de tu blog´s, son realmente interesantes, muy exclusivos, y es un logro bien merecido por el trabajo que te tomás en la elaboración de cada post, y por los "riesgos" y aventuras de cada una de tus visitas. Entre paréntesis: la primera foto es estupenda! Abrazo grande, Rodo.

    ResponderEliminar
  2. Es una actividad que realizo con mucho empeño y que de a poquito empieza a ser reconocida, en función a los comentarios, aportes, críticas y las preguntas por correo que cada vez son más. Siempre elevo la plegaria para poder seguir haciéndolo cada vez con más compromiso y calidad.
    En cuanto a los riesgos, se van sumando a medida que van surgiendo nuevas propuestas que incluyen lidiar con una naturaleza a la que uno no está acostumbrado, por ejemplo selvas o lugares con animales salvajes, sitios complicados desde el punto de vista social, locaciones con algún tipo de prohibición de ingreso, sumados a los ya comunes altura, frío, falta de servicios etc, etc.
    El gracias de siempre y sin tus aportes la historia no sería la misma.
    Abrazo!

    ResponderEliminar