Páginas vistas en total

sábado, 6 de julio de 2013

Estación Carlos Keen (FCO).Viva, pero sin trenes, Buenos Aires, Argentina

La estación corresponde al Ferrocarril General Mitre, en el ramal Luján-Pergamino, concesionado a la empresa NCA, la cual ni mantiene ni hace correr trenes por él.
Las obras de la traza se iniciaron en 1875 y conjuntamente comenzó a consolidarse el caserío, que en el momento de mayor esplendor llegó a contar con cuatro mil habitantes. El 12 de agosto de 1881 surge la estación, en el sitio que otrora había servido como parador para reabastecer de agua a las primitivas locomotoras a vapor que unían Lujan con San Antonio de Areco.
El ramal cesó su actividad en la década del setenta y con ella la debacle demográfica no se hizo esperar, la población se redujo a un sexto y cuando todo hacía suponer que Carlos Keen seguiría el mismo camino de olvido y muerte como tantos otros pueblos del interior que enmudecieron sus vías, el pueblo despertó al turismo cercano, al mini turismo de fin de semana, impulsado por un casco urbano plagado de obras del siglo XIX en buen estado de conservación, una capilla neorromántica de ladrillos a la vista, erigida en 1906 y una variada oferta gastronómica, hotelera, artesanal y recreativa que volvió a inyectar energía y movimiento al pequeño pueblo.
Los fines de semana el predio de la estación se colma de artesanos que ofrecen sus productos, ocultando el carácter ferroviario del lugar, pero manteniéndolo vivo y preservado. El edificio está en proceso de reciclado, desconociendo el uso que se le pretende, pero seguramente le devolverán el bello esplendor que lo distinguió en sus orígenes.


2 comentarios:

  1. Muy bueno el post! ojalá se preserve... soñar con que el tren vuelva a funcionar es mucho pedir no?

    ResponderEliminar
  2. Gracias por las palabras.
    La estación quizás se preserve porque el pueblo está dentro del circuito de asentamientos rurales que reciben muchas visitas durante los fines de semana, ese hecho seguramente mantendrá en buenas condiciones a los edificios icónicos. En cuanto al tren, quizás vuelva pero no como lo supimos conocer, tal vez sirva para unir capitales o ciudades importantes sin detenerse en los pequeños núcleos urbanos, precisamente aquellos que tanto anhelan su vuelta para resurgir del olvido.
    Abrazo!!

    ResponderEliminar