Páginas vistas en total

martes, 7 de enero de 2014

Sacanta, FCCA, Córdoba, Argentina

Una ley sancionada el 19 de setiembre de 1908 autorizaba al Ferrocarril Central Argentino la construcción de una línea férrea ente Villa del Rosario (CBA) y Las Rosas (SF). Finalizando el año 1910 llegan los materiales para la construcción de la estación Sacanta, mientras que el ritmo de la construcción de la línea implicaba avanzar 1 kilómetro de terraplén por día.
La órden Nº 53 del FCCA del 14 de mayo de 1911 informa que ha sido liberada  al público la estación ubicada en el kilómetro 49 del ramal Villa de Rosario a las Rosas.
El nacimiento del pueblo de Sacanta sí está ligado con el pasaje del ferrocarril. Don Miguel Ferrero propietario del lote 19 de la Colonia General Deheza contrató al Ingeniero John Miller, a cargo de la construcción del ramal, para que realice el primer loteo en tierras de su propiedad. En agosto de 1910 procede a mojonar 4 hectáreas divididas en 10 lotes cada una, dando lugar a la formación del pueblo de Sacanta.
Todos los pueblos recostados sobre la traza de la RP13 son muy prolijos, Sacanta no es la excepción y su estación se ha reconvertido en museo y terminal de colectivos. A riesgo de parecer antipático, no comparto cuando se desvirtúa el carácter tipológico de una estación de ferrocarril con la excusa de la preservación de la misma. Si las modificaciones alcanzan un grado tal que nos cuesta reconocer el uso, de que nos sirve en términos de resguardo arquitectónico. La estación es estación y si el tren no corre el edificio tiene que seguir leyéndose como tal, por más que cambie la función.
Apruebo y con mayúsculas el estado que presenta el tanque, desgraciadamente no puedo decir lo mismo sobre el edificio principal, producto de una refuncionalización inadecuada.
Una rápida recorrida por la plaza e iglesia me permite visualizar un pueblo muy ordenado, con muchos jóvenes disfrutando de los espacios comunes. La zona posee tierras de excelente condición para la producción agrícola, por ello no se entiende como al NCA no le interesa reactivar el ramal para el transporte a puerto de la misma, quizás la inversión a realizar para volver a colocar las vías que fueron levantadas le signifiquen un gasto que no quieren afrontar, quizás sea la comodidad de el no innovar la política de la empresa, lo cierto es que el ramal existe tan sólo en la memoria colectiva, mientras centenares de camiones destrozan los caminos y contaminan el medio ambiente.
Sigo viaje por la RP13 buscando la Provincia de Santa Fe. En El Arañado, una escultura muy atinada muestra a dos pumas en actitud de caza, detrás de la improvisada cerca tendrían que aparecer las vías del ramal, lamentablemente ni los felinos ni las vías existen en el mundo real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario