Páginas vistas en total

sábado, 28 de diciembre de 2013

Estación Ivanowsky (BAP), La Pampa, Argentina

Por decreto del 13 de junio de 1906 el Poder Ejecutivo aprueba los planos del ramal Catriló-Huinca Renancó. Por resolución del 7 de agosto de 1907 se autoriza el transporte de cargas entre dichas estaciones y el 8 de diciembre de 1909 el FCBAP es autorizado a librar el servicio en la totalidad del ramal. En Renancó el ferrocarril empalmaba sus rieles con los del GOA (Gran Oeste Argentino)
El 5 de mayo de 1908 se realiza el primer viaje por tren entre Bahía Blanca y Mendoza, recorriendo la línea desde la estación del BBNO hasta Nueva Roma y por la vía del FCBAP hasta Renancó, para empalmar aquí con el nuevo trazado hasta Julio Daract, la duración del viaje en este tren especial se calculaba en 26 horas.
Como vemos toda la zona central del país tenía una nueva salida al mar para poder despachar su producción primaria hacia los centros de consumo en los países centrales, no dependiendo únicamente de los puertos de Buenos Aires y Rosario, convirtiendo a la zona de Bahía Blanca en un polo comercial e industrial de suma importancia.
La estación está intrusada por un productor que ocupa edificio principal y galpones con animales y forraje, el estado de los mismos no es bueno y recordemos que éste personaje mantiene una ocupación temporal de la estación siguiente, Francisco Murature.
Dejo Ivanowsky transitando todavía por el Meridiano V, buscando el empalme a las afueras de Catriló con la RN 5, a lo lejos un viejo 1112 venía luchando con su carga esquivando verdaderas lagunas que el temporal de la noche anterior había dejado sobre la maltrecha calzada de una ruta sin número, pienso cuantos viajes de ese camión cabrían en un vagón de ferrocarril, pienso en como se habría desarrollado el despoblado interior si los ramales tendrían vida y el tren parara en todas las estaciones, porque FerroExpreso corre formaciones pero se olvida de los puntos intermedios del recorrido, pienso en generales, presidentes, sires, banquetes, invitados especiales, sombreros, pienso en la ingeniería y la estrategia que derivó en la construcción de decenas de miles de kilómetros de vías para el beneficio grande de unos pocos, pero pienso también en la gente que participó en todo ese cuento de hadas y lateralmente obtuvo buenos resultados económicos producto del derrame de tanto dinero en juego, pienso y lo contrasto con la desolación que muestra el fin de esa época de bonanza, enmarcada en la apuesta hacia nuevos protagonistas, nuevos centros de poder y nuevos beneficiarios, y digo, no habría sido posible la búsqueda de un equilibrio como ocurre en los países centrales, evidentemente la dependencia y el subdesarrollo mental de la dirigencia vernácula marcan la respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario